Páginas vistas en total

martes, 16 de febrero de 2010

Uncocherrojo.















 






Juan Palomo

Que difícil es hacer el amor en un Simca1000
Siempre tuve un antojo, y lo digo sin sonrojo: el antojo era tener un cocherrojo. Con valentía y arrojo, me compré el cocherrojo. :) Me lo vendió un pelirrojo cojo que miraba de reojo, pero bueno... Desde entonces, lo saco de garaje, preparo el equipaje, y me voy de viaje, a cualquier paraje, (pero sin pagar peaje, eh!). Y por el camino voy jugando al "veo-veo" conmigo misma y... ¡siempre acierto! Pensaba que era feliz como una perdiz con mi cocherrojo. Pero ahora me gusta más el de tu foto, Juan! Jóoooooooo

Juan PalomoCierto. Era difícil y también doloroso aunque el coche no fuese rojo. Había que contar con cierta maña y destreza, ya que sino era la bola del cambio de marchas la que se clavaba en alguna parte del cuerpo, era el freno de mano el que fastidiaba, o los muelles del los asientos los que incordiaban. Eso, sí. Se practicaba sin enojo pero, por la ventanilla, mirando de reojo. Y era un primor que te ponía de buen humor. Ahora soy feliz, sino tanto como una perdiz, sí como una codorniz. Se puede practicar sobre un tapiz con una actriz o en su defecto con una bisectriz sin miedo a una cicatriz en la cerviz. Muchas gracias, Que difícil es hacer el amor…. He gozado con tu post.

Que difícil es hacer el amor en un Simca1000Ya. El volante siempre fastidiaba y a veces, tocabas el pito equivocado. En fin... Ná. Graciasati.

Juan Palomo
Sí, eso también ocurría. Pero ahora son otros tiempos y se practica con más libertadycomodidad
¡O tempora, o mores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario