Páginas vistas en total

martes, 1 de febrero de 2011

La persistencia de la memoria











Napol Eón


ama
Muy maja esa calle. Me recuerda a un pueblecito que visite por la provincia de Soria. Saludos

_May_
Mañanas alegres, inconscientes, de ojos legañosos. Mañanas para no darle importancia a nada. Tardes quietas en las que corretear bajo esos soportales, ideando nuevos planes de juego, nuevas hazañas, a cual más audaz. Tardes para creer en todo, fumando cigarrillos a escondidas a la hora de la siesta. Y el implacable sol del estío haciendo chiribitas sobre las piedras de la calzada... Lluvia o nieve cayendo, en el crudo y largo invierno. Manoplas, gorros y bufandas. Carteras de cuero y zapatos "Gorila". Sueños -secretos- con alguna niña mayor...incipiente barba... Como un intangible cordón umbilical, los recuerdos nos mantienen unidos a los sitios que amamos.

Amélie
Pues a mi me ha parecido una calle en Guatemala. Saludos.

en Guatemala?
con un buzon de correos de España??? ummmmmmmmmmm

jajajajajaja
me estoy partiendo de risa a mas no poder con el comentario anterior..... Oh, que bueno!!!

Napol Eón
Hay recuerdos que dormitan en lugares recónditos de la memoria. Pero, también, palabras capaces de reavivar y mostrarlos de nuevo con una viveza tal, que parece como si el tiempo no hubiera pasado por ellos.
Al leer tu texto, _MAY_, he sentido muy próximo algunos instantes de mi infancia y juventud, transcurridos en lugar semejante al que se muestra en la imagen. En una ciudad de calle porticada con columnas de piedra, con inviernos muy fríos y veranos cálidos y secos. Una calle que recorrí decenas de veces y cuyas 192 columnas de piedra, llegué a conocer con todo detalle. Ahora tus palabras han sido capaces de avivar esos recuerdos adormecidos y me han transportado a un tiempo de infancia, que recuerdo feliz.

Gracias a quienes habéis parado por un momento, para dejar vuestro sentir bajo estos soportales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario