Páginas vistas en total

viernes, 26 de marzo de 2010

Estrella Diógenes
















Diógenes


No he traspasado esa delgada línea que separa la cordura de la locura,
como creen algunos que me llaman raro, cuando deben decir singular.
Si embargo, seguiré aquí, en mi Barril, porque en él, si tengo el Sol, soy feliz.
Nada más necesito.


Si queréis verme, buscadme en mi Barril.


Blessingway.
Wow, Diógenes, me encanta! Maravillosa luz, maravilloso color, maravillosa composición... Está bien tener un puntito de locura. Tú sé feliz con tu sol en tu Barril. No te preocupes de nada más.

Ta-he'tar.
Una estrella diurna que se abre camino entre la niebla... ¡Que dorado colofón, Diógenes!

Diógenes.
Bueno, un puntito sí. Pero, ¿es un loco quien desea vivir diferente a como vive la mayoría?
Muchas gracias, Blessingway, me alegra que te guste esa luz. Tendré en cuenta tu consejo. Nada de lo que digan turbará mi felicidad.
La niebla desaparece, sí. Pero tú, Hija de las Estrellas, no abandones ese mundo de magia y fantasía mítica donde vives, ni olvides este bosque donde ahora brilla una estrella.
Gracias por acercarte a mi Barril.

Amélie.
Hola Diógenes. Muy bonita tu foto, como todas las demás. ¿Qué tal si además de Sol, pruebas a meter música en tu Barril?. Seguro que también te hace muy feliz, no olvides que la música tiene poderes terapeúticos, yo diría que incluso mágicos. ¿Qué tal ésta?
DECEMBER
Saludos y espero que te guste. Disfrútala con calma.

Brown eyed girl.
Gracias a ti. Jamás olvidaré ese bosque ni este mes de enero. Mi nick iba que ni pintado para subirte ese tema de Van Morrison. Pero mejor no, no sea que llueva... O mejor que llueva...;-)

que llueva...o no
Brown Eyed Girl

Diógenes.
Sí, Amélie. La música puede cambiar nuestra percepción del dolor e igualmente hacer mas intenso el placer.
Este tema al piano de George Winston es extraordinarioy lo guardo cerca para escucharlo a menudo.
Esta vez no iría mal una lluvia intensa, Brown eyed girl, que empape de agua las raíces de castaños.... Fijaos en los pantanos! Pueblos en otro tiempo sumergidos en el fondo de pantanos, han vuelto a emerger, incluso los antiguos vecinos vuelven a caminar por sus calles.
Gracias por vuestras palabras y hasta siempre.
Un abrazo.

Le Petit Prince.
¡Genial toda esta serie de fotos misteriosas con niebla! ¡Saludos!

Diógenes
Gracias, Le Petit Prince.
Saludos.

Simetría en ocres.
















Diógenes

La niebla inconstante y caprichosa a desaparecido sin despedirse.

Blessingway.
Ooooh, que pena! Ya me había acostumbrado a ella... ¿Viste? Inconstante, caprichosa, y...¡maleducada!. Pero la foto es bella. Saludos, Diógenes. Buen fin de semana!

Amélie.
Es preciosa Diógenes. La foto, el color, el paisaje. ¿A qué ahora sin la niebla espesa ya todo se ve más claro?. Sólo hay que dejar pasar el tiempo y esperar. Saludos, y buen fin de semana, ahora ya sin niebla. Con sol, todo es más bonito.

Mie-lik'ki.
Aunque esa vegetación tiene un color oxidado y decadente, parece que esos árboles y ese río tienen una relación sentimental. Un idilio.

Diógenes.
Sí. Tú tenías razón, Blessingway, ya lo dije. Pero yo tenia los ojos llenos de niebla y ya necesitaba mirar con detenimiento y ver a lo lejos. Ver más claro, como dices tú, Amélie. Ahora ha pasado el tiempo y el sol la ha barrido. Pero ella poseía su encanto.
Les he visto en animado coloquio amoroso. Sin embargo, a pesar de su proximidad, parece que no se puedan acariciar. Tú, Mie-lik’ki, eres la anfitriona del bosque y ellos son tus invitados. Esperaremos la llegada de la primavera para ver que ocurre.
Os deseo un feliz y hermoso fin de semana.
Un abrazo.

Absconditus




















Ter'he-ne'tar.
De todos es sabido que los árboles hablan poco. Más bien parece que se pasan la vida meditando. Pero tienen muchos secretos guardados, saben muchas cosas... Algunas, -no tan secretas- están grabadas en su piel. ¿Cuánto hace que no grabáis un corazón en la corteza de un árbol...?

Amélie.
SENTIDO DE SU AUSENCIA
Si yo me atrevo
a mirar y a decir
es por su sombra
unida tan suave
a mi nombre
allá lejos
en la lluvia
en mi memoria
por su rostro
que ardiendo en mi poema
dispersa hermosamente
un perfume
a amado rostro desaparecido
ALEJANDRA PIZARNIK

Diógenes.
Sí, parece que meditan, pero en realidad están muy atentos a todo lo que pasa a su alrededor y no lo olvidan. Les puedes hablar, hacerles confesiones.
Puedes confiar en ellos, porque no descubrirán tu secreto.
Si acercas el oído a su corteza sentirás un ruido suave, como susurros, y el pulso de su vida recorriendo su tronco, desde las raíces hasta las ramas, surgiendo de lo profundo de la tierra.
Permiten que en su piel se cuenten vivencias. Sobre ellos he visto corazones traspasados por un dardo.
Gracias, Ter'he-ne'tar.
Debo reconocer mi ignorancia de la obra de ALEJANDRA PIZARNIK. Pero ese poema que has colocado al pie de esta foto, es hermoso. Gracias, Amélie

Sexus




















Amélie.
Preciosa, como todas las demás. Tengo que añadir algo que todos sabemos. "Las lágrimas por haber perdido el sol nos impedirán ver las estrellas". Saludos,
Diógenes.

Ter'he-ne'tar.
Que buena visión la tuya, Diógenes. Me encanta como relacionas tu fotografía con el título, donde los árboles parecen cobrar todo su significado. Tienes razón: Todo pasa demasiado rápido. Que tengas un bonito fin de semana.

Diógenes.
Tienes razón, Amélie, pero a veces la lagrimas brotan involuntarias. Sin embargo, es posible evitarlas y desprenderse de una realidad; lo verdaderamente sobrehumano es desprenderse de un sueño.
Esos abedules conocen historias tangibles y secretos del bosque que nunca desvelarán. Ellos me han recordado un tiempo lejano y arborescente. Un tiempo de placer y de dolor, ahora confuso en la memoria.
Agradezco vuestras palabras y os deseo un feliz fin de semana.
Un abrazo.

Blessingway.
Toda la serie es fantástica, Diógenes. La niebla es fotogénica, además de una niña caprichosa. Las localizaciones, también lo son. Si quieres, dinos dónde están tomadas.
Feliz domingo!

Diógenes.
Entre los meandros del Carrión, en algún punto de su recorrido. El conocer por donde discurre este río lo dejo al interés y las ganas que tenga quien desee descubrirlo.
¿Una niña caprichosa? Hum, no entiendo.
Gracias, Blessingway.

Blessingway.
O.o Lo de niña caprichosa se me ocurrió porque la niebla acontece a su antojo y nunca llama cuando llega, ni se despide cuando se va. Sé por donde discurre el río Carrión. Buena tierra.

Diógenes.
Entiendo... Tienes razón.
Gracias, Blessingway. Buenas noches.

Plexus




















ama.
Una imatge plena d'encant, m'agrada.

Amélie.
Una imagen preciosa. Lo mejor de todo, es que a pesar de la niebla o incluso la lluvia, es posible sonreir e incluso cantar. Algunas personas arrugan la frente aunque luzca el sol. Saludos Diógenes.

Ter'he-ne'tar.
Nexus. Plexus. En los días de invierno cuando Capricornus es quien rige, dos figuras enlazadas, a la niebla perfuman de un amor que pretende ser eterno en el tiempo.

Diógenes.
T'agraeixo les teves paraules, ama.
Tienes razón, Amélie, puesto que no podemos cambiarlo, mejor aceptarlo como es. Ver lo positivo de cada momento y experimentar emociones.
Siento ese perfume silencioso que flota entre la niebla y altera los sentidos, secuestrando la razón. Sí, Ter'he-ne'tar. Pero siendo amor, pretender la eternidad, no es un exceso.
Un abrazo.

Nexus














Densa niebla, pero puedo ver una unión entre ambas orillas.

Amélie.
No puedo evitar parar a mirar esta foto, como todas las demás tiene su encanto. Y es verdad que la niebla es muy densa, pero si ves la unión entre ambas orillas, ya has ganado mucho. Me alegra que tu visión sea más clara, o más positiva, según se mire. Saludos Diógenes.

Ter'he-ne'tar.
Existen lazos sutiles, transbordadores fantásticos que unen las orillas. La imagen es increíblemente bella. Si me das tu permiso, me la guardo.

Blessingway.
Preciosa! Parece una pintura. Felicidades, Diógenes.

Diógenes.
Gracias, Amélie, por pararte a mirar y ver esa unión que yo también distingo de forma clara. Nexo que me permitirá -sin miedo a lo desconocido- cruzar al otro lado, donde espero encontrar lo que busco. Tú, Ter'he-ne'tar, le confieres la belleza. No necesitas mi permiso. Hazlo.
Gracias Blessingway. Agradezco vuestras palabras que son quienes ponen la sustancia y le esencia a la imagen. Un abrazo

Naturaleza desnuda














La niebla persiste.
Sin embargo hay cierta calidez en el ambiente.


Ter'he-ne'tar.

Agarra esa calidez y estréchala contra tu pecho. En ella viajo yo.

Amélie.
Seguimos con niebla... Pues nada, a esperar que salga el sol. Aunque parezca imposible sale. Seguro. Por cierto, la foto, preciosa. Saludos.

AnnaA.
Hola

Diógenes.
Así lo haré,Ter'he-ne'tar, Hija de la Niebla. Te estrecharé fuerte contra mi pecho, porque tú eres la calidez que me trasmitirá el calor que necesito para poder continuar mi recorrido por este bosque neblinoso.
Si, seguro que saldrá, Amélie. Aunque casi me he acostumbrado a vivir entre la niebla y ver y sentir las cosas que ocurren en su interior.
Hola, AnnaA.
Gracias por vuestras palabras. Un abrazo.

jueves, 25 de marzo de 2010

Nebûla














La niebla, que todo cubre.
Amélie.
Es preciosa esta foto.
De dónde yo soy, esta niebla en invierno es normal.
Cuando has de convivir con ella siempre es duro, pero durante unos días tiene algo de misterioso y como no, tiene su encanto.
Me gusta mucho esta foto, por la niebla, por el entorno...
Saludos Diógenes.

Blessingway.
La niebla siempre crea una atmósfera delicada, como mágica. Parece que cualquier cosa pueda suceder...
La foto, simple y bella.

Diógenes.
Un denso y opaco velo, me impide ver el azul del cielo. Pero sé, que existe la belleza.
He visto ninfas blancas de aliento perfumado
que flotan en la bruma misteriosa y profunda.
Son imágenes que guardo en mi mente entumecida por el frío y la humedad.
Mas yo, aquí conmigo mismo, seguiré entre la niebla
buscando la luz y la belleza, y esperando
que cualquier cosa pueda suceder...
Gracias a vosotras, Amélie y Blessingway, por fijaros.

Uno se va, otro vendrá... Diógenes
















Diógenes.

Pero todo seguirá igual.
Sin embargo, si quieres acercarte a la felicidad,
no dejes que te perturben los desprecios ni las alabanzas de los demás.
Yo, en mi Barril, si tengo el Sol, ya soy feliz

Amélie.

Estoy de acuerdo.
Simplemente hay que mirar alrededor y ver todas las personas que nos quieren tal como somos.
Seguramente esas alabanzas o desprecios son de gente que ni siquiera sabe como somos, ni se preocupa en saber lo que sentimos. Eso no es importante.
Me gusta la última frase.
Saludos Diógenes, ( me recuerda el nombre de un gato ).

Conozco ese lugar... Es una ciudad hermosa.
De las que se quedan (de alguna manera inexplicable), en tu corazón.
Aunque no luce el Sol, (ese Sol con mayúsculas que anhelas para que caliente e ilumine tu Barril), esa niebla, también tiene su encanto: Apenas insinúa, -y envuelve en una especie de misterio-, todo lo bello que hay ahí.
Seguramente habrá muchos gatos que se llamen Diógenes, pero a mí me evoca misticismo, libertad, procacidad...
Un abrazo.

Diógenes.
Sí. Mi Sol es mayúsculo porque es mi Estrella, y aunque esté lejos, cuando aparece, proporciona calor a mi corazón y conforta mi vida.
Gracias a quienes os habéis acercado hasta mi Barril y con vuestras palabras conseguido dispersar la húmeda y la fría niebla que me envolvía, y a la vez, habéis acercado la luz hasta mi morada.
Gracias por fijaros. Un abrazo.

domingo, 7 de marzo de 2010

Rosas góticas para una reina













Felipe el Hermoso.
25 september.
Funesta fecha en el recuerdo.

Con temprana edad deje este “valle de lagrimas y alegrías”.
Las alegrías fueron mías, tuyas todas las lagrimas.
Fuisteis una de las princesas más instruidas de Europa.
Y luego la reina más inteligente buena y generosa.
Malgasté mi vida y no te atendí como merecías.
¡Inconcebible!
El tiempo es concluido y la vida terminada. Debo partir.
Ahora, inerte en Granada, sé que tardarás en venir, si bien espero, y
paciente y anhelante permanezco.
Y entonces, llegado ese momento..... La eternidad, ya, será nuestra.
Os dejo unas rosas rojas vestidas de soledad.
Desde este instante: sólo silencio.

Mientras tanto, si deseáis visitarme...

Juana l.l
Gracias por las rosas rojas, esposo mío. Aunque no tan vestidas de soledad como pueda parecer. Vivo con vos. Porque jamás os alejasteis de mí del todo. Reináis en mi mente enajenada, y ni el asfixiante entorno en el que vivo, es capaz de evitar el deciros mi cotidiano "Os amo"... Y aunque fenecido y pétreo, os hallo hermoso. Hasta que la eternidad sea nuestra, en mi rostro se perpetuó la pura imagen de la desolación.

Felipe el Hermoso.
¡Que dolor me causa vuestro desconsuelo! Desearía hacer mío ese sufrimiento, mitigar vuestra pena y aliviar vuestro dolor. Recordad, mi reina, vuestras propias palabra y apaciguar la aflicción: “Mientras yo viva, Felipe vivirá en mí, conmigo”. Porque, ciertamente, así es. Ahora, mi amada, sabed que me han hecho feliz y reconfortado vuestras postreras palabras. Deseo deciros, también, que estarán siempre conmigo, en mi corazón, igual que yo viviré en vos, hasta que llegue la dicha de estar junto para siempre.
Beso vuestros reales pies con admiración, fidelidad y amor.

Meseta














Juana l.l.
..."En las cimas Dios se vela tras la roca o tras la nube; aquí le hablo sin que nada se interponga entre los dos; En las ásperas montañas hasta Dios el hombre sube; solamente en las llanuras hasta el hombre baja Dios..." (Final del poema de Emilio Ferrari "Las tierras llanas") Uno de los más hermosos que he leído en mi vida. Como nuestras Tierras, Felipe.

Felipe el Hermoso.
Razón tienes, Juana. Desde los Montes Torozos se divisa la extensa llanura de la tierra del poeta.
"Contigo mano a mano busquemos otros prados y otros ríos, otros valles floridos y sombríos, donde descanse, y siempre pueda verte ante los ojos míos, sin miedo y sobresalto de perderte."

Garcilaso

Por esos caminos..
















Felipe el Hermoso

del Reino


Kimimita
Felipe, perdone mi desconocimiento. Pero para qué se utilizaba esa construcción?... La foto es muy bonita. ¿Dónde es?

parece
los restos de un molino.

Felipe el Hermoso
Estas construcciones se utilizaban como palomares. Los palomares son una seña de identidad de estas tierras de Castilla y León, en la parte norte de la meseta. Os dejo un link para que veáis más... palomares, claro. Saludos mesetarios.

...muy
interesante.

Kimimita.
Debí imaginarlo porque en una de esas oquedades se ve una paloma. Siempre he visto los palomares de lejos, viajando por las carreteras castellanas y no tenía idea de cómo eran en el interior, lo imaginaba de otra manera, pero ahora entiendo la lógica de esos nidales. Gracias por la foto y por el link. Saludos, Felipe...

Felipe el Hermoso.
Os felicito, señora. Sois vos una gran observadora.

Exótica
















Felipe el Hermoso.

Jean H.
Además de exótica encuentro en esta fotografía un punto erótico. ¡¡¡Es interesante!!!

mb.
pues sí, muy sugerente...

Genoveva de Brabante.
Ésta es un conejito (antirrhinum), por lo que se aprecia, todavía bebé. La flor, como todo órgano reproductor, tiene "un punto erótico", algunas más que otras, hasta el momento el primer puesto lo tiene la orquídea. Ahora, esta toma -especialmente-, "sugerir"... sugiere no me cabe duda. Mi muy Señor, Felipe: ¿Dónde está Juana? ¡Ah! Créame vmd., amigo mío, sólo el amor nos hace felices... Quedo de vmd., etc., etc.

Felipe el Hermoso.
Si, esa impresión me ha dado señor Jean H y señora mb, cuando unas damas de la corte se han fijado en este antirrhinum rojo y han reído y murmurado entre ellas, cubriéndose la boca con la mano.
Doña Genoveva, vuestro conocimiento de las plantas me anonada y me complace. Sois muy gentil al ilustrarme.
El amor mueve el mundo y nos hace felices, querida señora, pero también es causante de grandes tragedias.
Es pasada la medianoche, Juana duerme. No hagamos ruido.

Saludos educados.

sábado, 6 de marzo de 2010

Almenas




















V.Lucas
¡¡Me encanta !! Será porque mirándola me traslado al lugar donde nací... Te felicito.

Le petit prince:)
Felipe, muy buena toma. Te quedó genial, logrando que no estuviese oscura la roca al enfocar y medir en el paisaje de fuera. A ver si Juana te encuentra por ahí y corréis un poco por los campos de trigo. ;P

Juana.
Mitad tierra, mitad cielo, enmarcadas por esas almenas... ¡Increíblemente hermosa -como vos- mi amado Felipe!

CARMEN S.
Bonita foto, muy bonita. Saludos.

Felipe el Hermoso.
Nos encantaría, Le petit prince, porque este castillo esta muy cerca de Tordesillas pero ella, reina prisionera por amor, y yo encerrado o enterrado en la catedral, sólo podemos vernos y comunicarnos virtualmente.
A mis oídos han llegado noticias de las disputas que entre vos y otro notable de la corte existen. Procurar evitarlas. Os veo con nervio, Le petit prince, y yo no quiero sangre en el reino. ¡Conteneos!
Que buena y generosa eres, Juana. Cada día que pasa mi amor por ti se acrecienta. Mi Reina.
Muchas gracias a todo por fijaros en estas humildes almenas.
Saludos de paz.

Kimimita.
¡Wow, que increíble imagen, Felipe! Me encanta. Una cosita. Acá entre nos: ¿No habrá visto por casualidad a Catilina por esas tierras?... ¡Paz y concordia!

Felipe el Hermoso.
¿Que os hace pensar que he podido verle? El es un romano que me lleva unos cuantos siglos por delante, aunque no me extrañaría que viaje por aquí, he oído que le gustan las piedras, las piedras que cuentan historias. Siendo así es posible que nos encontremos en el camino. Ahora, perdonadme, debo partir. Tengo un largo camino por delante.
Saludos inquebrantables.

Camino de Tordesillas

















Felipe el Hermoso.

Ayer viaje al encuentro de Juana.

Juana l.l.
¡Dios mío! Y yo con estos pelos!... Presta cambio mi triste brial negro por uno de damasco de color más alegre y ciño mi corsé, amado Felipe. Estará próxima su llegada, ¿no?

Kimimita
Muy bonita, Felipe. Me encanta el campanario y los colores de las tejas. Pero dime: ¿desde dónde tomaste la foto? ¿Dónde es?... Saludos,

Leandro :)
Espectacular esta toma. Yo también quiero saber donde es. Saludos

Felipe el Hermoso.
Desde la muralla, que aun se conserva casi completa.
Es Urueña muy cerca de Tordesillas. Un lugar recomendable.
Os dejo la web del ayuntamiento de esta poblacion
Gracias.

Felipe el Hermoso.
Sí, Juana, estaré contigo esta noche. Me han mostrado una forma muy rápida de viajar. Y auque la servidumbre, querida Juana, piense que estas loca porque no les permites pasar a tu alcoba y te oyen decir “Quiero estar sola para seguir a su lado”. O bien: “Ahora no lo tengo, pero lo tengo para mí únicamente, eso he ganado” Es lo que he oído, que dicen quienes no saben lo que dicen. Pero nosotros sabemos que no es locura, sino amor excesivo.
Tú, querida Juana, en ese frío castillo donde nadie te entiende ni comprende y yo en esta iglesia catedral escuchando canto gregoriano todo el día. ¡Que triste!
No desespere, Juana, solo es cuestión de tiempo que el destino nos reúna en Granada para estar juntos noche y día, y para TODA LA ETERNIDAD.
(Perdóname por haber muerto tan joven, amada mía)

CARMEN S.
¡¡Preciosa, me gusta mucho!!

Juana l.l.
Te espero, Felipe. ¡No tardes, mi amor!

A K…

















Felipe el Hermoso
Una flor silvestre, originaria del nuevo mundo y producto de unas semillas trasladadas por el navegante ¿genovés?,
para una dama del reino que me ofreció el crisantemo más hermoso jamás visto.
Debo ser cuidadoso con los nombres.
Espero que la dama en cuestión se de por aludida.

Le petit prince.
Si no, Juana se enfadará. Mas digome yo, siempre decir puede, que usted, estimado Felipe, "kuana" quiso decir, mas creo que dicha empresa fracasará en el intento... Esperemos pues... Agora Juana no lea mis líneas y no estalle la tragedia.
Saludos.

mb.
...Y digo yo, pues... ¿que se han tomado usías? ;P Bonitas fotos las suyas ilustre señor Felipe. La dama en cuestión, usease Doña Juana (la juani) ¿existe? ¿O es más bien fruto de su dilatada imaginación? lo digo con el mayor de los respectos y en términos de estricta curiosidad inocente...

La dama del reino.
Jamás un rey me regaló nada. Y hoy, el más hermoso, me regala una flor silvestre originaria del Nuevo Mundo, como yo, y así mismo enraizada en la vieja España, como ella. Una flor sencillamente hermosa. Saludos armoniosos!

Kimimita.
No dejo de mirar estas flores. No las conozco y me admira su forma. Parece que se yerguen y se desenroscan si nos fijamos en la flor de la izquierda de la imagen... ¡qué maravilla!

Felipe el Hermoso.
No hay motivo de enfado, príncipe. La J está al lado de la K, y errare humanum est.
mb: solo tenéis que mirar al pie de las imágenes anteriores y veréis que existe.
Gracias discreta dama del reino, celebro que os guste esta humilde flor traída de allende los mares.
Desconozco el nombre de esa planta, el almirante no me informó.
Saludos festivos.

Genoveva de Brabante.
Muy señoras y muy señores míos: nos encontramos delante de un luminoso jazmín del cielo. La imagen, un verdadero festín. Os dejo pronto para volver a veros más presta. Ofrezco a vmds. mis respetos.

Juana l.l
Ni cuidadoso ha de ser, esposo mío. Y no temáis, que no me enojo. Estáis en lo cierto: la J está al lado de la K... La dama del Reino tiene unos jazmines del cielo, pero yo tengo vuestro AMOR y Vós tenéis el mío. Y contra eso no ha podido ni la propia muerte. ¿Pero alguien duda de mi existencia?...
¡Feliz día!

Felipe el Hermoso.
Cuan hermosas y sabias son vuestras palabras, mi reina. Vuestra bondad y generosidad no encuentra limites. Permitid que repita que mi amor por vos es cada día mayor. Sois la luz que me orienta y guía. Beso vuestros pies con cariño, admiración y respeto.

¡Feliz jornada!

Nubes procelosas














Felipe el Hermoso.


Kimimita.

¿Llovió?... Te quedó muy bien la imagen. Me gusta! Saludos eléctricos!

Felipe el Hermoso.
¿Llover? Llovió. Fue una tormenta de verano.
¡Caramba! Serán buenos estos saludos eléctricos? Voy a probar.¡Ah!, pues sí. Me han transportado de la catedral de Granada al castillo de Tordesillas a la velocidad de la luz, lugar donde he departido con Juana.
Me gustan tus saludos, son originales; muy cómodos y rápidos para viajar. Y además,capaces de resucitar a un muerto.
Gracias.

Kimimita.
Ah, pues me honra haber contribuido a tan noble causa, Don Felipe.