Páginas vistas en total

viernes, 26 de marzo de 2010

Simetría en ocres.
















Diógenes

La niebla inconstante y caprichosa a desaparecido sin despedirse.

Blessingway.
Ooooh, que pena! Ya me había acostumbrado a ella... ¿Viste? Inconstante, caprichosa, y...¡maleducada!. Pero la foto es bella. Saludos, Diógenes. Buen fin de semana!

Amélie.
Es preciosa Diógenes. La foto, el color, el paisaje. ¿A qué ahora sin la niebla espesa ya todo se ve más claro?. Sólo hay que dejar pasar el tiempo y esperar. Saludos, y buen fin de semana, ahora ya sin niebla. Con sol, todo es más bonito.

Mie-lik'ki.
Aunque esa vegetación tiene un color oxidado y decadente, parece que esos árboles y ese río tienen una relación sentimental. Un idilio.

Diógenes.
Sí. Tú tenías razón, Blessingway, ya lo dije. Pero yo tenia los ojos llenos de niebla y ya necesitaba mirar con detenimiento y ver a lo lejos. Ver más claro, como dices tú, Amélie. Ahora ha pasado el tiempo y el sol la ha barrido. Pero ella poseía su encanto.
Les he visto en animado coloquio amoroso. Sin embargo, a pesar de su proximidad, parece que no se puedan acariciar. Tú, Mie-lik’ki, eres la anfitriona del bosque y ellos son tus invitados. Esperaremos la llegada de la primavera para ver que ocurre.
Os deseo un feliz y hermoso fin de semana.
Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario